Jazz en el Green Mill

A la noche, con permiso previo por e-mail, de nuevo, para que Laura, menor de edad, pudiera entrar, nos dirigimos a ver y escuchar jazz en directo en el legendario Green Mill.

Situado en el 4802 de North Broadway Avenue, el Green Mill, es un club de jazz excepcional, el favorito de Al Capone en los años 20. Tras debatir en la entrada el permiso de Laura con un portero escapado de “Los Ángeles del Infierno”, y pagar 20$ cada uno, entramos en un ambiente cálido ocupado por una gran barra central y un escenario al fondo, anfitrión de famosas celebridades del Jazz.

Tras traspasar una barrera de público situado, de pie, tras las mesas pegadas al escenario, conseguimos, de casualidad, una de dichas mesas, en el centro, a metro y medio escaso de los músicos, para disfrutar de un fabuloso concierto/batalla de órganos Hammond, entre Bobby Floyd y Chris Foreman, acompañándolos a la guitarra Bobby Broom y, a la percusión, el veterano Greg Rockingham. (http://deepblueorgantrio.com/). La pasión con la que Bobby Floyd toca el teclado, lo que denota en unas expresiones de cara que ya son, en sí mismas, un espectáculo, hace que, en el recuerdo, un escalofrío siga recorriendo mi cuerpo.

Y aquí tenéis una pequeña muestra de lo que mucho que disfrutamos esa noche: