El museo de la Ciencia y de la Industria

Cogemos el metro hasta la estación de Garfield y, después, un autobús, enfrente, que nos llevará hasta el museo de la Ciencia y de la Industria, situado en South Lake Shore Drive, atravesando alguna de las zonas conflictivas de Chicago. Desde las ventanillas del autobús vemos casas sencillas pero de buena presencia; sin embargo, David nos dice que no son barrios aconsejables para caminar solo. La pinta de algunos transeuntes, y, finalmente, la presencia de tres negros metidos en un destartalado coche en una nube de humo, nos confirma lo dicho por David. Dentro del autobús, nos damos cuenta que desde hace algunas paradas somos los únicos tres blanquitos que hay en su interior; le pido a Laura que no abra mucho sus enormes ojos azules…

En la última parada, todo el entorno cambia al adentrarnos en Jackson Park y terminar en la entrada principal del museo; nos encontramos con un enorme edificio transitado por montones de turistas.

Si te gusta la Ciencia y la Tecnología, éste es tu museo. Ahora bien, planifica bien tu visita y dedica un día entero al museo pues cuenta con múltiples exposiciones cada cual más impresionante, muchas de ellas interactivas.

Nuestra intención era no dejar de ver el auténtico submarino U-505 alemán capturado en la Segunda Guerra Mundial y la exposición de un enorme corazón humano por dentro del cual se puede caminar. Pero la suerte no nos acompañó esta vez y los últimos pases a las exposiciones ya habían sido cuando llegamos y al museo no le quedaba mucho para cerrar. Así, tuvimos que conformarnos con recorrer los alrededores de las exposiciones, el auténtico tren de pasajeros Silver-Streak, y la tienda de regalos.