Millennium Park

Lo primero, tras comer, será una obligada visita al Millennium Park.

A la salida del Navy Pier, el conductor de una limusina se ofrece a llevarnos por 10$ por barba. Aceptamos con el fin de ganar tiempo y vivir la experiencia de viajar de lujo por las calles de Chicago.

Dentro de la limusina, música, luces de neón y copas de champán. Una docena de plazas para los ocupantes.

El Millennium Park es un desarrollo urbano recreativo y artístico, de 10 hectáreas de extensión, situado entre las avenidas Michigan, Columbus Drive, y las calles Randolph y Monroe.

El parque es un centro de arte, música y arquitectura. Dentro de él, destacan el Pabellón de Conciertos Jay Pritzker, la fuente Crown Fountain y la escultura Cloud Gate.

 La Crown Fountain fue diseñada por el artista español Jaume Plensa. La fuente consta de dos estructuras  de unos 15 metros de altura recubiertas con ladrillos de vidrio, en los que se alternan más de 1000 diferentes imágenes de vídeo con primeros planos de rostros de diferentes habitantes de Chicago.
El rostro de cada persona aparece en la proyección durante unos 12 minutos sonriendo y gesticulando lentamente hasta que forma con sus labios una gárgola viviente (en inglés gargoyle) por la que finalmente deja fluir el agua.
Cuando  la imagen desaparece la fuente deja caer el agua por sus laterales como una cascada normal, antes de volver a iluminarse y mostrar la proyección del siguiente rostro.

La escultura Could Gate, de Anish Kapoor, es una de las estructuras mas sorprendentes de Chicago. Construida con placas de acero inoxidable finamente pulidas, mide 20 metros de ancho y 10 de altura, y refleja los rascacielos y las nubes del cielo de Chicago según desde donde se la mire. Por su forma la gente lo bautizó “The Bean” que en español significa “la judía”

En el interior, la sorprendente combinación de imágenes reflejadas y luz, te cautivarán durante largos minutos.