Cena en el Cheesecake Factory

Cerca del Museo de Arte Contemporáneo se encuentra este típico y legendario restuarante en el que decidimos cenar.

¿Llovía? No!! Había olas en el aire. Y tan solo cruzando una calle me pongo como si me hubiera metido debajo de la ducha.
El portero de un hotel de la Water Tower insiste en sacarse esta foto conmigo en la que, chorreando agua, parece que estoy bailando un rap.

Situado en el 875 N de Michigan Avenue, el Cheesecake Factory, es un restaurante de cocina americana contemporánea para disfrutar. Con una gran variedad de platos y una carta continuamente actualizada, todo está delicioso y el precio es razonable.

El postre estrella es, evidentemente, la tarta de queso, con mas de 30 platos distintos a elegir.

La atención al cliente es excelente. Los camareros te cuidan con esmero (a fin de asegurarse un buen tip) y se acercarán varias veces para preguntarte si está todo bien o si te falta algo. El oriental que nos tocó a nosotros, al que Laura bautizó como Lo-Kito, no dudó en fotografiarse con ella al terminar la cena.